Un proyecto atractivo

Este fin de semana ha sido estrenada la película francesa Les héritiers, titulada en español, LA PROFESORA DE HISTORIA, dirigida y escrita, por Marie-Castille Mention-Schaar, basándose en hechos reales ocurridos en el Liceo Leon Blum de Créteil. Cuenta cómo una profesora, tutora de un grupo de último curso de bachillerato, muy indisciplinado y de bajo rendimiento académico, logra ganar el Concurso Nacional de la Resistencia y la Deportación. Para ello tiene que convencerles de participar para mejorar en sus estudios elevando la motivación, trabajando de una manera diferente a la habitual en clase.


En primer lugar, de forma voluntaria cada uno de los alumnos debe sumarse al proyecto. Luego deben comprometerse a trabajar colaborando unos con otros, sin competir entre ellos. Investigarán sobre el tema de aquellos niños y adolescentes, ya sean judíos o gitanos, que fueron víctimas del racismo de los nazis. El objetivo es hacer un producto final que resuma las distintas experiencias en la investigación del tema propuesto. Mientras se desarrolla el trabajo ellos visitarán un museo y monumentos dedicados a las víctimas del Holocausto. Cada uno de los alumnos se abre a perspectivas diferentes, según le interese un libro, un testimonio vivo o una imagen asociada.


La película, por tanto, interesa por mostrar un manera de abordar el aprendizaje del pasado más motivador y atractivo que el realizado dentro del aula a partir de los conocimientos del profesor. En este caso es un aprendizaje significativo construido a partir del trabajo del alumno que trata de descubrir unos contenidos que están en las fuentes propuestas, en Internet y en los medios de comunicación. Los alumnos derrotados con la etiqueta de malos estudiantes logran así mejorar y no aburrirse mientras aprenden. También logran creer en sí mismos y abrirse a los demás.


Desde otro punto de vista, la película destaca por el tema que aborda la protagonista, Madame Gueguen (Ariane Ascaride) con los alumnos, uno de ellos, Malik (Ahmed Dramé), que vivió la situación real que cuenta el guión. La importancia del pasado del que somos herederos. En este caso, el genocidio sobre los judíos y los gitanos realizado por el totalitarismo nazi. De ahí la importancia que se da al respeto a la convivencia con otras culturas y religiones, así como a la libertad de expresión en nuestra sociedad, en el Liceo Léon Blum, caracterizado porque estudian alumnos procedentes de comunidades y religiones diferentes. Este esfuerzo de covivencia y de aprendizaje de un pasado violento, sirve parara explicar mejor el presente, y preservar el futuro en el mismo sentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada