El Joven Ribera

Demócrito. 1615-1616
El Museo del Prado celebra una interesante exposición titulada, EL JOVEN RIBERA, entre el 5 de abril y el 31 de julio, donde podemos observar cuál era el estilo del pintor en su juventud, durante su estancia en Roma y en los primeros años de vivir en Nápoles. Las obras que podemos contemplar son de reciente atribución porque la mayoría carecen de firma.
Coincide esta exposición con el estudio por parte de los alumnos/as de 2º de ESO de la pintura barroca europea y española, entre la que destaca este genio de la misma, el pintor valenciano, asentado en Nápoles, José de Ribera. Desde muy joven, llama la atención el dominio preciso de la técnica pictórica, de la luz, la composición y el color bajo la enseñanza de Caravaggio.
La aportación singular del maestro valenciano se centra en la captación del natural con un extraordinario realismo y precisión en el detalle anatómico que combina la belleza de la juventud y la decrepitud de la vejez, los oropeles de la riqueza y los harapos de la pobreza. Esta última sirve para caracterizar a los personajes religiosos y a los filósofos de la antigüedad que representa. Tras la visita a la exposición, también se descubre el éxito del pintor entre la clientela italiana y española asentada allí, incluso desde su estancia en la ciudad de Roma, atractivo que todavía posee para cualquiera que disfrute con la pintura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada