Otros turismos


En el tercer trimestre nos ocupamos del sector terciario de la economía. Una de las actividades más importantes en España es el turismo. Según el Instituto Nacional de Estadística, entre enero y febrero, dos de los meses más flojos del año, considerados temporada baja, 7,2 millones de extranjeros viajaron a nuestro país. Ocio, recreo y vacaciones supuso unos 5,4 millones, un 5,4% más; en el capítulo de negocios fueron 787.387 personas, y lo que es más siginificativo, en los viajes alternativos, llegaron 952.930 visitantes, un 50% más que el año anterior.


El tipo principal del turismo alternativo es el llamado de fertilidad o reproductivo. España concentra el 40% de los tratamientos que se realizan en Europa. La causas de ésto se encuentran en las limitaciones legales de sus paises que no favorecen la reproducción asistida; una ley nacional garantista; fama de buenos profesionales en el ramo; buenas tasas de éxito y precios razonables, atractivos que mejoran al combinarse con una semana de sol y playa donde va incluida la inseminación artificial. Un hecho justificado porque las parejas aprovechan los largos desplazamientos a nuestro país para aprovecharse igualmente de la amplia oferta complementaria que atrajo a mas de 65 millones de turistas el año pasado.


El turismo cinegético, por un lado, y el de festivales de música, por otro, se integran igualmente, en el capítulo del turismo alternativo. En el primero destaca la caza de la perdiz roja, una especie propia de la Península Ibérica, y se incluye igualmente, la caza mayor, del jabalí, ciervo y corzo, principalmente. Este tipo de actividad se concentra en Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura, siendo un estímulo relevante para la economía rural. El segundo tipo surgió en los años noventa del pasado siglo y ha crecido exponencialmente año tras año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada