Nuevas rutas hacia China

Las instancias más altas del Gobierno central chino han avanzado un completo plan para reforzar el comercio con Europa, llamado las Nuevas Rutas de la Seda, que incluye la formación de extensas redes de trasporte, comunicaciones e infraestructuras por vía terrestre y marítima. Para el gigante económico supone incrementar más su capacidad comercial y productiva, que pasa necesariamente por una inversión financiera en los países de tránsito. Afectaría a un área de 4.400 millones de personas y un tercio de la riqueza mundial. El proyecto se aspira a completarlo hacia 2025, pero al día de hoy todos los detalles están aún por definir.


Según se ha adelantado, el brazo marítimo o cinturón, de gran importancia para China, dado que el 90% de su comercio se desarrolla esta vía, saldría del este del país para atravesar el estrecho de Malaca y, a través de Bandladesh, Sri Lanka y Pakistán, continuar por el Mar Rojo hacia el puerto del Pireo en Atenas. El brazo terrestre atravesaría China de este a oeste, para llegar a los países de Asia Central y continuar hacia Europa. Una alternativa más rápida que la actual vía marítima. En esta red está incluida la ruta ferroviaria de Madrid-Yiwu, la más larga del planeta.


El avance del proyecto ha recibido apoyos y reticencias. Estas últimas de países como India o Rusia, que ven al gigante chino como una clara competencia y una amenaza a su seguridad. Otros, en cambio le han visto con interés por ser una fuente de grandes inversiones. China desde luego saldría muy beneficiada al asegurarse nuevas rutas de aprovisionamiento de materias primas y energía y de distribución de sus productos industriales, a la vez que le permite desarrollar el sector de la construcción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada