La Clase Invertida o The Flipped Classroom

El primer artículo del blog este nuevo año lo voy a dedicar a una metodología que cada vez tiene más difusión en el ámbito educativo, la llamada Clase Invertida o al revés, tal vez más conocida por la terminología inglesa, The Flipped Classroom, cuyo rasgo más importante es la mayor responsabilidad del alumnado en el proceso de enseñanza-aprendizaje. El espacio del aula se destina a la realización de tareas frente al sistema tradicional en el que el profesor desarrolla una explicación de los contenidos y los alumnos se limitan muchas veces a escuchar. Ahora este aspecto teórico lo reciben los alumnos en casa con plena disponibilidad a través de vídeos o presentaciones.


El aula de esta manera revaloriza un papel que en cierto modo se cuestiona si solo sirve para reunir a un grupo de alumnos pasivos. Esta metodología libera tiempo al docente para una atención más personalizada y de acompañante en el aprendizaje que le llevan a la práctica los propios sujetos del mismo. Está favorecido por el desarrollo de las nuevas tecnologías basadas en la conectividad que proporciona Internet y viene asociado también a un trabajo cooperativo. De igual manera se relaciona con el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), un aprendizaje constructivo y significativo, que desarrolla de forma efectiva las competencias básicas.


El nivel de desarrollo económico y tecnológico actual implica una transformación paralela del aprendizaje en los centros educativos. Si afecta al sistema productivo y cultural, no es de extrañar que implique un cambio en los métodos de enseñanza. El rol del profesor se transforma y exige el esfuerzo y la motivación adecuada a los alumnos. La pluralidad de estímulos que se reciben en el mundo contemporáneo se ven reflejados de manera efectiva dentro del aula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada