Televisión e Historia

Hace unas semanas terminó la serie de Televisión Española, ISABEL, que durante tres temporadas nos ha contado la Historia de España y la vida de Los Reyes Católicos. Ha constituido un verdadero éxito de audiencia nacional y extranjera, de un producto televisivo compuesto por 39 capítulos, 250 actores y casi 6.000 figurantes. Tal éxito se ha debido a que ha logrado enganchar al espectador con la biografía de un personaje del que surgieron importantes decisiones para la historia de España y de Europa. Esto no se hubiera producido sin un cuidado especial en la puesta en escena: vestuario, música, luz, escenarios artificiales y naturales, más de 50, algunos trucados por los cambios paisajísticos y rigurosas interpretaciones.

Ha resultado normal el predominio de las escenas dialogadas para el tratamiento de los hechos históricos frente a las de acción que igualmente se han dado. Se observa la influencia de la manera cómo lleva la televisión inglesa a la pantalla estos temas. Recordar la serie relativamente reciente dedicada a Enrique VIII con un balance positivo, que ahora se ha producido en España. La historia ha logrado aproximarse de forma atractiva al espectador en general entre los que se incluyen los estudiantes de la materia y despertar el interés por nuestro pasado.


Ha sido una apuesta arriesgada por la importancia y acontecimientos transcendentales que tuvo el reinado de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, que unificaron el poder de la monarquía y se impusieron a la beligerante nobleza feudal. Estos monarcas configuraron en la península el llamado estado moderno siendo ejemplo y rivales de otros estados europeos. En el interior del reino, crearon instituciones nuevas para reforzar el poder y la uniformización religiosa, que llevó a la derrota de los musulmanes y a la expulsión de los judíos. En el exterior, el descubrimiento de América y la política matrimonial y de expansión en Italia.


La serie que nos ha proporcionado una visión adecuada de España a finales del siglo XV y comienzos del siglo XVI, del término de la Edad Media y el comienzo del Renacimiento, finalizó con la muerte de la reina a los 53 años, tras mostrar casi 40 años de su vida. TVE, ahora, prepara la producción centrada en su nieto, que ya ha aparecido niño, el futuro Carlos V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada