La regeneración de la Tierra

Acaba de estrenarse en las salas de cine el documental, LA SAL DE LA TIERRA, dirigido por el director, Wim Wenders y Juliano Ribeiro Salgado. Cuenta con imágenes fotográficas y de vídeo, la trayectoria del fotógrafo brasileño, Sebastiao Salgado, desde sus inicios en la década de los setenta hasta la actualidad. Comprende un recorrido por todos sus proyectos fotográficos, que tienen un fuerte componente de compromiso social y humano. Con los que sufren la sequía y el hambre en África; con las tribus indígenas de América; con los trabajadores de todo el mundo; con los emigrantes o los represaliados políticos; con las víctimas de las guerras y el genocidio.


El objetivo es ser testigo y mostrar estos hechos en el mundo desarrollado. Llegar a crear una fotografía que denuncie la explotación del ser humano. Una de las manifestaciones de la violencia inherente a la naturaleza humana. Por otra parte, a raíz del último proyecto llevado a cabo, Génesis, cuyas fotos han sido publicadas y expuestas en Madrid, Salgado se interesa especialmente por los paisajes de la Tierra. El medioambiente primigenio de nuestro planeta. Aquél en el que se produce un equilibrio entre todos los seres vivos. El que existiría sin la actividad económica que depreda sus recursos.


Este tema nos interesa en este espacio. Se relaciona con la biografía del fotógrafo, originario de Brasil y cuyos padres se dedicaban a la ganadería en una hacienda. Cuando era niño conoció un territorio no transformado por el ser humano. Luego pudo comprobar la degradación fruto de la tala de la selva para dedicarla a pastos. Ésto provocó sequías y desertización del terreno. El documental nos cuenta que Salgado ha creado un instituto en la hacienda familiar con la finalidad de replantar el bosque primario, la selva que existía en su niñez. 


El resultado ha sido positivo y ésta ha vuelto a mostrarse en todo su esplendor. Hoy es un parque nacional que pueden visitar todos. El mensaje final del documental queda claro. Existen todavía enormes extensiones del planeta intactos. Es preferible su conservación. Descartar la búsqueda del beneficio económico a corto plazo, sin control, que va asociada a la violencia contra otros seres humanos. La parte dañada se puede regenerar hasta un nivel óptimo en la medida de los posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada