Los graves efectos del cambio climático

El pasado día 27 de septiembre, según noticias de prensa, se hicieron públicas las principales conclusiones del último informe del Grupo Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), creado por Naciones Unidas, por el que se llama la atención a los líderes políticos del mundo para que actúen a pesar de la crisis económica que se vive en una parte del mundo. El informe AR5 reúne las evidencias que los cambios en el clima son inequívocos. La atmósfera y los océanos se han calentado, las cantidades de nieve y hielo han disminuido, los niveles del mar han crecido, lo mismo que las concentraciones de gases de efecto invernadero. Cada una de las últimas tres décadas ha sido sucesivamente más cálida que las otras, y las olas de calor más frecuentes. La peor previsión eleva la temperatura a finales de siglo hasta los 4,8 grados.
Como el océano se calienta, los glaciares y las capas de hielo se reducen. En las últimas décadas, los bloques de Groenlandia y del Antártico, igualmente, han ido perdiendo masa. De esta manera el nivel del mar seguirá aumentando a nivel mundial. Se prevé que a final del siglo lo haga entre 26 y 82 centímetros. El nivel del Mediterráneo crece ya entre 2,4 y 8,7 milímetros por año. El informe asegura en un 95% que las actividades humanas sean la causa predominante del calentamiento global. en el siglo XX. Las emisiones de combustibles fósiles han provocado que las concentraciones de dióxido de carbono, metano y óxido nítrico hayan crecido un 40% desde los tiempos preindustriales. 
España es uno de los países más afectados por el cambio climático. La temperatura media ha subido en torno a un grado y medio en las últimas décadas, muy por encima de la media europea (0,9 grados) y aún más de la mundial (0,8). También el descenso de las precipitaciones es una señal clara de los efectos del calentamiento. Ello se debe a su situación en una zona de transición climática con dos ejes: Atlántico-Mediterráneo y África-Europa. Las masas de aire que vienen de África, y que antes iban al Atlántico, ahora van al Mediterráneo, que es uno de los mares más afectados junto con el Ártico.
Se necesitan, por tanto, soluciones drásticas en todos los países del mundo porque es un problema global que requiere soluciones de este calado. El único camino es la reducción de las emisiones de efecto invernadero por la utilización de las energías renovables, una reducción continua en los próximos años, la protección de los bosques, los oceános y los recursos hídricos de los que vivimos todos. Sin embargo parece que muchos aspectos del cambio climático persistirán durante siglos aunque las emisiones se detengan. Las temperaturas permanecerán a niveles elevados por la permanencia de los gases nocivos en la atmósfera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada