El descubrimiento de un cuadro de Van Gogh

Puesta de sol en Montmajour/ Museo Van Gogh, Amsterdam
El pasado 9 de septiembre el Museo Van Gogh de Amsterdam presentó a la prensa el descubrimiento de un cuadro de Van Gogh del que no se tenía noticias, Puesta de sol en Montmajour. Resulta un hallazgo sensacional pues su catálogo no tenía nuevas incorporaciones desde 1928. Esta obra fue pintada en 1888 durante la estancia del artista en la ciudad francesa de Arlés y pertenece a la época de obras maestras como Los girasoles, La casa amarilla y La habitación del artista. Tiene la particularidad de que no fue firmada, algo excepcional en su producción, por lo que, siendo un auténtico original, fue considerada una copia o un falso Van Gogh por sus propietarios, y relegada. Sin embargo el análisis exhaustivo del estilo, los colores, el tipo de lienzo y la preparación, así como el material epistolar, ya que el artista escribió unas 600 cartas a su hermano Theo en la que describía con pormenores dónde y cómo estaba trabajando en cada momento, han  permitido a los investigadores concluir la autenticidad de esta nueva pintura que será expuesta al público este mismo mes.
Este nuevo descubrimiento por los historiadores del arte se une a una progresiva serie de ellos entorno a la obra de otros grandes maestros de la pintura en los últimos años que se encontraban guardadas por coleccionistas privados que no valoraban la calidad intrínseca de las mismas, olvidadas por el desconocimiento público y el paso del tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada