El comienzo de la Historia

Mapa de Mesopotamia
El CaixaForum Madrid organiza una valiosa exposición dedicada a la civilización sumeria titulada, ANTES DEL DILUVIO. MESOPOTAMIA 3500-2100 a. C. En el territorio próximo a la desembocadura de los ríos Eúfrates y Tígris nació la Historia, la primera civilización, junto con la egipcia, de la que se conserva la escritura. En este territorio entre dos ríos, de ahí el nombre de mesopotamia, hoy en una zona conflictiva del sur de Irak y próxima a Irán, surgió un conjunto de ciudades estado: Uruk, Ur, Lagash, Acad..., que se sucedieron en el dominio político, económico y militar durante unos mil años. Conocieron la monarquía o el imperio, un poder político, que en los albores de la Historia, se encuentra unido a la religión, de carácter politeísta asociada a los fenómenos naturales, que nos ha legado los nombres de los dioses a través de las inscripciones de los templos o las tablillas de piedra conservadas, escritas en lengua sumeria o acadia.
Reconstrucción de la ciudad de Ur/ CaixaForum
Fue una civilización urbana que desarrolló un próspero comercio con otras ciudades del Próximo Oriente y Asia, basado en la rica  artesanía y la necesidad de materias primas. La organización de la explotación agraria tuvo quizá mayor importancia, basada en la fertilidad proporcionada por el agua de los ríos y los depósitos arrastrados por ellos. La riqueza económica permitió un desarrollo social igualmente próspero y jerárquico según el poder o la apropiación  de los beneficios obtenidos. De ahí surgieron las primeras leyes que regían la vida y costumbres de los pobladores. Las conocemos por los textos conservados en arcilla o piedra, y por los numerosos relieves que nos informan de las cosechas, de las acciones humanas y los hechos de los dioses y héroes. Crearon una arquitectura monumental cuya expresión más significativa fueron los templos, los lugares de residencia de la divinidad, caracterizados por magníficas torres escalonadas, llamadas zigurat, en las que se han encontrado esculturas votivas de grandes ojos, convertidas en oraciones perpetuas de la reducida élite religiosa y política que podía entrar. Lo mismo se puede decir de las tumbas reales hayadas, algunas con ricos ajuares.
Reconstrucción del Zigurat de Ur/CaixaForum
La exposición madrileña reúne unas cuatrocientas piezas arqueológicas que abarcan todos estos aspectos singulares, presentados de manera sencilla y clara al espectador. Pretende mostrar lo que le debemos a esta imponente civilización, legada por el conocimiento de los antiguos griegos, del Corán y la Biblia, que la presenta influenciada, debido al carácter urbano, por el mal, y cuyo declive fue a causa, de ahí el título, del Diluvio. Sea como fuere, tras su fín el área de importancia pasó al norte, a Babilonia y al imperio Asirio. Aunque se han hecho numerosas investigaciones arqueológicas y se conocen un gran número de yacimientos, quedan numerosos interrogantes referidos a sus orígenes prehistóricos, a su desarrollo y a su término . El visitante de la exposición puede recabar bastante información de las piezas originales expuestas, de maquetas de las ciudades, de reconstrucciones virtuales, de vídeos en alta definición de los lugares tal como se encuentran en la actualidad, la mayoría semienterrados en el desierto de Irak. Resulta curioso cómo hoy desde el aire y con una técnica de luz especial, muchas formas del paisaje observadas, son producto más de la mano del hombre que de la naturaleza.
El CaixaForum pone la tecnología al servicio del aprendizaje y estudio de la exposición. En primer lugar ofrece una visita virtual desde la red. Luego, el empleo de los códigos QR en cada una de las secciones de la misma, y también, la posibilidad de emplear la realidad aumentada, consistente en que el visitante en un determinado punto dirige la pantalla del móvil a cada una de tres determinadas fotografías de las que podrá ver un vídeo, después de haber descargado una aplicación para android llamada, Sumer AR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada