El problema del paro

Si analizamos la estructura de la población española en lo relativo a la población activa destacamos la elevada tasa de desempleo, un 26,6% según estimaciones de Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea, aparecidas en la prensa. Es la tasa más elevada de la Unión Europea, que supone unos 6,16 millones de parados, un tercio de todos los que tiene la zona euro. Tales cifras informan del deterioro del mercado laboral español a finales de 2012. El día 24 de enero se publicarán los datos oficiales de nuestro país y analizaremos si se confirman las malas noticias. Para ello se utiliza la información de la encuesta de población activa (EPA) y el paro registrado en las oficinas del antiguo Inem.
Es la primera vez que la zona euro presenta una distancia entre el norte y el sur. Los países más desfavorecidos presentan una tasa de desempleo 7,5 puntos superior a los más ricos. Las mejores cifras de desempleo las tiene Austria (4,5%), Luxemburgo (5,1) y Alemania (5,4%). En general la media del paro continua agravándose. En noviembre se alcanzó el 11,8%, más de un punto desde hace un año. La Comisión Europea es más eficaz en el diagnóstico del problema que en la búsqueda de soluciones. Las reformas laborales no han sido efectivas. Habría otras medidas como el estímulo del autoempleo o la economía social. La reducción de los salarios contribuye al deterioro económico en el sentido que baja la demanda interna a la producción de las empresas. La fiscalidad del trabajo, las cotizaciones, sostienen la Seguridad Social. Cualquier medida encaminada a su rebaja sería a costa de incrementar otras figuras impositivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada