Los videojuegos entran en el museo

El Museo de Arte Moderno de Nueva York, el MOMA, ha adquirido el código de 14 videojuegos, los primeros de una lista de 40 que se irán completando en el futuro, para la colección de Arte y Arquitectura. Los videojuegos, como muchos productos que forman parte de nuestra vida cotidiana se les puede considerar como arte, con un valor intrínseco, que perdurará en el tiempo. Constituyen una manifestación de la concepción de la belleza en el mundo contemporáneo, determinada por los avances tecnológicos de una época, no sólo por su apariencia, sino por lo que no se ve, el código informático.
El hecho de formar parte de las colecciones de un museo, supone un reto para su conservación, su exhibición y el mantenimiento de los derechos de propiedad. El mismo al que dió lugar los soportes sonoros y de vídeo cuando fueron valorados como obras de arte. Entre las adquisiciones que ha llevado a cabo el MOMA se encuentran juegos históricos como Pac Man (1980), Tetris (1984), Another World (1991), Myst (1993) y SimCity 2000 (1994), pero también recientes como es el caso de Canabalt (2009).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada