Marxismo e Historia


Niños trabajadores en la mina. 1905
El Marxismo es una de las ideologías más importantes del Movimiento Obrero que incluye planteamientos filosóficos y formulaciones políticas. Parte de una concepción materialista de la realidad, que se encuentra en una situación de constante transformación en sentido progresivo según un esquema dialéctico (tesis, antítesis y síntesis). Este movimiento dialéctico se basa así en la existencia de contradicciones internas de esa misma realidad. A lo largo del tiempo el ser humano establece relaciones con la naturaleza y con otros hombres a través del trabajo. Las condiciones materiales, los planteamientos económicos, las llamadas fuerzas productivas y los modos de producción se constituyen en fundamentales de toda sociedad. Son la infraestructura que determina su expresión ideológica, la superestructura, en la organización política, la religión, la cultura, etc. Estas circunstancias han cambiado a lo largo de la Historia según la realidad económica fuera esclavista, feudal o capitalista en tiempos ya de Karl Marx y Friedrich Engels, los creadores de esta nueva ideología.
El Marxismo de esta manera se ha denominado también materialismo histórico. El transcurso histórico se produce por las contradicciones entre la realidad material de cada época con la organización política y cultural de cada momento, lo que provoca a su vez un enfrentamiento entre la clase dominante que trata de preservar la propiedad de los medios de producción y las clases que tratan de transformarla, lo que se ha denominado, la lucha de clases. Este desequilibrio se hace evidente en el sistema capitalista financiero e industrial del siglo XIX, los trabajadores, los proletarios apenas tienen su fuerza de trabajo, no suficientemente remunerada, provocando una discriminación social y económica frente a la clase burguesa, propietaria de la riqueza. Para ello se haría necesario un cambio radical, una revolución, que pusiera fin a todo dominio de clase, una auténtica comunidad humana, a través de una conciencia previa de su propia situación, la lucha política, sindical y cultural.

2 comentarios:

  1. En la unidad tenemos ejemplos documentados de niños/as de 8 años, que cobraban 0,45 francos de salario diario en Francia hacia 1840

    ResponderEliminar