Leonardo da Vinci en el Museo del Prado

Mientras estudiamos el arte del Renacimiento, esta semana saltaba la noticia proporcionada por la revista, The Art Newspaper, que el Museo del Prado poseía una copia de La Gioconda de Leonardo da Vinci salida del propio taller del pintor florentino. Hasta ahora se creía que era una copia antigua realizada por un pintor flamenco, pero tras la limpieza del fondo totalmente oscuro y la realización de análisis pormenorizados, se ha descubierto el valor real de esta tabla, que los visitantes del Museo conocían sin darle excesiva importancia.
El soporte de nogal, las medidas casi idénticas al original, la existencia de similares arrepentimientos, ha propiciado la nueva valoración de la tabla. Se cree que fue pintada por un discípulo, un colaborador del taller de Da Vinci, tal vez Francesco Melzi. Lo más relevante de la réplica es su estupendo estado de conservación, mejor que el original, oscurecido por los años y las capas de barniz. También que representa a la supuesta Lisa Gherardini, esposa del rico comerciante, Francesco del Giocondo, más joven, con mayor naturalidad. Importante, de igual manera, será la información que proporcionará sobre la obra maestra del Museo del Louvre, sobre el significado y las características de la misma, de las cuales se ha escrito tanto.
Sabemos que Da Vinci trabajó para la monarquía francesa al final de su vida. A Francia llevó con él, La Gioconda razón por la cual pasó a ser propietario de la obra. La valiosa copia entró a formar parte de las colecciones reales españolas durante el reinado de Felipe IV, uno de los mas importantes coleccionistas de pintura del siglo XVII, cuyas adquisiciones podemos contemplar hoy en el Museo del Prado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada